Real Union de Irún × en la web de aficionados del Real Union de Irún.
Real Union de Irún
La red social de aficionados del
Real Union de Irún

Las sonsiras volvieron a a las gradas de Gal

aritz4 Por aritz4

el 26-03-2012 a las 18:08

Real Union Logroñes
Real Union Logroñes
¡Ya era hora! El Real Unión consiguió en la tarde de ayer una importante victoria en el Stadium Gal. Los irundarras no ganaban en Irun desde el 27 de noviembre, cuando se impusieron 3-1 al Salamanca, y tanto el equipo como la afición necesitaban llevarse un caramelo a la boca. Además , el triunfo llegó tras un partido redondo de los unionistas, que lo hicieron francamente bien con el balón y apenas pasaron apuros en defensa.
Y del ¡ya era hora! hay que pasar al ¡menos mal! ya que los tres equipos que están por detrás del Real Unión en la tabla y que pelean por evitar el descenso, ganaron. El Sanse se impuso al Lemona, el Palencia al Guijuelo y la Arandina al Sestao. Quedan siete jornadas para que acabe la competición y los de Irun tienen cinco puntos de renta sobre donostiarras y palentinos, estos últimos en el puesto de promoción, y seis sobre los burgaleses, que descenderían si acabara hoy el curso.
No pudieron empezar mejor las cosas para los de Roberto Olabe. Si a este equipo le ha faltado algo en los últimos meses ha sido confianza y en el minuto cinco del partido ante el Logroñés recibieron una buena dosis de autoestima. La que en el mundo del fútbol da el gol. Los de Irun entraron muy bien al partido, como no lo hacían desde hace mucho tiempo, y antes de que se cumpliera el cinco consiguieron abrir el marcador.
Ayer fue Mario Martínez el que jugó por detrás del delantero e hizo lo que mejor sabe. Vio a la perfección el desmarque de Angulo y le metió un pase de tiralíneas para dejarlo sólo delante del portero. El talentoso zurdo del Real Unión resolvió la jugada picando la pelota ante la salida de Casilla y poniendo de esta manera el 1-0 en el marcador. Estaba dando gusto ver al equipo de Roberto Olabe.
Ricardo García había solicitado el apoyo de la afición y los seguidores unionistas no fallaron. Pero la ecuación que da como resultado el entendimiento entre equipos y aficionados es bien sencilla. Cuando los jugadores dan, los aficionados responden.
Y es que hay días en los que parece que todo va a salir bien. El soleado día se podía haber nublado con la lesión de Barranco en el minuto dieciocho, pero cuatro después el partido se lo puso más de cara a los de Irun. Iker Alegre, más rápido que todos los defensas ayer, tuvo que ser derribado por Iñaki cuando se encaminaba hacia la portería y el lateral riojano fue expulsado.
El Real Unión rozó la perfección en la primera parte. Dominó la posesión de principio a fin y generó mucho peligro por las bandas y por el centro. El único problema es que el equipo sólo pudo marcar un gol y así es imposible respirar con tranquilidad.
Sentencia y control
Con el 1-0 en el marcador la relajación no tenía cabida, pero ya hemos dicho que la de ayer fue una de esas tardes. El Real Unión se volvió a poner el traje de aspirante al ascenso con el que comenzó la temporada y en la primera jugada de la segunda parte sentenció el choque.
En esta ocasión fue Mario Martínez el que mandó el balón al fondo de la portería tras un buen centro desde la derecha de Gabarain. El jugador soriano se adelantó a los defensores en el primer palo y metió la punta de la bota para ampliar la renta.
Todavía quedaba toda la segunda parte por delante y visto lo visto en los últimos meses fue imposible disfrutar del partido con tranquilidad. El Real Unión ha sido capaz de lo peor durante muchos partidos y hasta que el árbitro no pitara el final del encuentro nadie iba a poder levantar los brazos y celebrar la victoria.
Además, el Logroñés se echó hacia arriba a la desesperada y forzó muchas faltas en zonas de peligro, lo que hizo que a uno se le encogiera el estómago cada vez que el ex unionista Rubén Durán tocaba la pelota con sutileza para meterla en el área.
Pero el de ayer fue un partido diferente. ¿Se lo había dicho? Los jugadores más ofensivos del Real Unión disfrutaron con la pelota, pero la defensa irundarra fue más contundente que nunca.
Ekhi y Hugo, que ayer formaron pareja de centrales, estuvieron inconmensurables. Se llevaron cada disputa por alto y se anticiparon a los delanteros riojanos en cada momento. Otermin no tuvo que realizar ninguna parada de mérito.
Y así se fueron consumiendo unos minutos que parecían no pasar. Les voy a contar un secreto. Hasta le di la vuelta al cronómetro para no ver el tiempo que restaba y no sufrir por el lento paso de los segundos. Pero al final el reloj marcó el minuto noventa y el partido llegó a su fin con el 2-0 en el marcador. El Real Unión sumó los tres puntos y los seguidores pudieron disfrutar del triunfo de los suyos.
La alegría fue tremenda después de muchos meses cargados de desesperación, pero el partido ante el Logroñés ya ha acabado y los tres puntos ya han sido sumados a la cuenta del Real Unión. Ahora toca pensar en los próximos compromisos de los unionistas, ante los dos últimos clasificados, y conseguir los puntos necesarios para darle carpetazo a la permanencia. Y es que a pesar de las sonrisas de ayer, el curso sigue siendo para llorar.
Tu comunidad,
en tu móvil
2 VOTOS

Gracias por colaborar con nosotros. En breve comprobaremos la noticia que has denunciado y actuaremos consecuentemente.

Comentarios

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en realunion.incondicionales.com: